UN ESFUERZO POR LA VIDA por Ronald Suárez Rivas

En la implementación del Plan de Estado se han tenido en cuenta las experiencias de la provincia ante los fenómenos meteorológicos extremos que la han azotado. Foto Del autor
En la implementación del Plan de Estado se han tenido en cuenta las experiencias de la provincia ante los fenómenos meteorológicos extremos que la han azotado. Foto: Ronald Suárez Rivas

La Isla no será como la vemos actualmente en los mapas. Devorados por el mar, lo que hoy son apacibles poblados costeros quedarán bajo el agua y también varias playas resultarán «engullidas» por la crecida.

Habrá pérdida de la biodiversidad y especies de otros lugares que vendrán a refugiarse en algunos ecosistemas.

El clima se volverá cada vez más caluroso y extremo. Los ciclones más fuertes, las sequías más intensas. Y aunque no se vea a simple vista, el avance de la cuña salina hará peligrar cosechas y la pureza de las aguas subterráneas…

No es esta la sinopsis de un filme de catástrofe, sino el escenario que los científicos vaticinan para nuestro país hacia finales de este siglo a causa del cambio climático.

En Pinar del Río, por ejemplo, se prevé que cuatro poblados se inundarán completamente, y miles de hectáreas agrícolas tendrán afectaciones por la erosión y la salinidad de los suelos.

Ante tales augurios, que ya comienzan a ser palpables, la provincia toma medidas para adaptarse y mitigar cuanto sea posible esos efectos, como parte del Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, conocido también como Tarea Vida.

El país que heredarán nuestros hijos y nietos dependerá en buena medida de este esfuerzo imprescindible de todos, por el futuro y por la vida. Foto: Ronald Suárez Rivas

ZONAS PRIORIZADAS

Yury Triana, delegada del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), explica que en el territorio se conformó un grupo de trabajo para su control e implementación, presidido por el Consejo de la Administración Provincial e integrado por los organismos con mayor implicación en el tema, como la Agricultura, Planificación Física, Recursos Hidráulicos, Turismo y la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca, entre otros.

Las principales acciones se dirigen a los siete municipios priorizados en Vueltabajo (Consolación del Sur, La Palma, Los Palacios, Minas de Matahambre, Pinar del Río, San Juan y Martínez, y Sandino), por los estragos que el cambio climático pudiera causar en ellos.

La delegada del Citma señala que también se incluye el municipio de Guane, teniendo en cuenta las frecuentes inundaciones provocadas por el río Cuyaguateje a varios de sus asentamientos, y los Estudios de Peligro, Vulnerabilidades y Riesgos (PVR).

«Esto no quiere decir que en otros lugares no habrá afectaciones, sino que en ellos tendremos el mayor impacto en el corto, mediano y largo plazos, de acuerdo con las investigaciones», advierte.

A SIMPLE VISTA

Aunque no son pocas las personas que consideran el tema como algo lejano, que muchos de quienes estamos hoy sobre la tierra no alcanzaremos a ver, los científicos alertan que sus efectos ya son palpables.

Desde mediados del siglo XX, por ejemplo, la temperatura media anual de nuestro país aumentó 0,9 grados, el régimen de lluvias ha variado, se han incrementado las sequías y el nivel del mar ha subido 6,77 centímetros.

El Doctor en Ciencias Jorge Ferro, del Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales, Ecovida, asegura que en Pinar del Río son visibles las afectaciones en los ecosistemas marinos y también en la cobertura de los manglares.

Por otra parte, las investigaciones arrojan que la intrusión marina ha provocado la elevación de los niveles de salinidad a lo largo de la llanura suroccidental, y que seis playas arenosas presentan una erosión intensa.

Unido a esto, los especialistas alertan sobre una serie de eventos anómalos en varias especies de la península de Guanahacabibes, vinculados igualmente a probables manifestaciones del cambio climático.

Lázaro Márquez, director del Parque Nacional, explica que entre otros fenómenos se ha documentado un desplazamiento de los periodos de floración de las especies melíferas, y de la migración con fines reproductivos del cangrejo rojo.

El científico agrega que en la región también han aparecido nuevas especies exóticas invasoras, asociadas a los
disturbios generados por los huracanes, y que algunas especies nativas como la Yanilla de playa y el Incienso de costa, han tenido un comportamiento expansivo.

Como resultado de ello, afirma que ha decaído la producción de miel, y se ha afectado el proceso de anidación de las tortugas marinas.

BAJO EL AGUA

«Peligro sí había, por eso nos sacaban cada vez que anunciaban un ciclón», asegura Amada Bellame, una de las vecinas del asentamiento construido para las familias que vivían en la playa Las Canas.

«Los camiones venían y nos evacuaban con todo. Las casas se dejaban vacías y con el techo asegurado».

Así sucedió muchas veces para proteger a los habitantes de este poblado del sur pinareño de los embates de la naturaleza.

«Una vez, el mar se unió con la presa. Aquello se puso feo de verdad», rememora María Elena Argüelles.

«Es que el agua le entraba a Las Canas por tres lugares distintos», cuenta Gumersindo Zambrana. «Por eso, casi todos los años había que salir de allí, hasta que pasó aquel fenómeno y se llevó las casas».

Levantado en el kilómetro 21 de la carretera a La Coloma, para acoger a los damnificados por los huracanes Isidore y Lili del año 2002, el asentamiento de 79 viviendas es uno de los primeros de la provincia que da respuesta a las acciones estratégicas definidas por la Tarea Vida.

Para su emplazamiento se tuvieron en cuenta las experiencias de la provincia ante los eventos extremos que la han azotado, y los estudios que indican que en el 2050 la zona de Las Canas quedará totalmente inundada.

En esa fecha, el poblado de Punta de Carta (municipio de San Juan y Martínez), donde ya se han reubicado 56 viviendas, también estará bajo agua.

En tanto, se estima que en el 2100 los caseríos de Dayaniguas (Los Palacios) y La Bajada (Sandino) correrán la misma suerte.

De ahí que entre las acciones previstas en la provincia esté el traslado definitivo de todos sus pobladores hacia donde no tengan peligro.

LOS PRIMEROS PASOS

La reforestación de los manglares y las fajas hidrorreguladoras, la siembra de corales, la obtención de semillas más resistentes a la sequía, el mejoramiento de suelos, la introducción de sistemas de riego más eficientes, la actualización de los estudios de PVR, y las acciones para sensibilizar a la población, figuran también entre las prioridades del trabajo en Pinar del Río.

Haciendo coincidir las líneas del Plan de Estado con el plan de la economía, varias entidades dan pasos significativos.

Es el caso de la Empresa Agroindustrial de Granos Los Palacios, donde se ha introducido una serie de tecnologías para la nivelación de los campos arroceros, que permiten reducir notablemente el gasto de agua e incrementar los rendimientos.

Entre las experiencias con mayor impacto destaca también el polo productivo Barcón, encargado del abastecimiento de la capital provincial, donde a partir de soluciones ingenieras y el rescate de canales, se ha logrado llevar el agua de la presa El Punto a la mayoría de las más de 1 500 hectáreas en cultivo.

Víctor Fidel Hernández, delegado de la Agricultura en la provincia, asegura que ello ha permitido la clausura de la mayoría de los pozos de Barcón, y hará que en un futuro cercano en el polo no se explote ninguna fuente subterránea.

Siguiendo este mismo principio de reactivar un sifón y un sistema de canales, para conducir por gravedad el agua del embalse, el directivo explica que en la zona se habilitarán otras 1 600 hectáreas para la producción de arroz, sin comprometer el manto freático.

No obstante, este es apenas el principio. Para lograr su cometido, el Plan de Estado demandará un programa de acciones a mediano (2030) y largo (2050) plazos, que aseguren la continuidad de cuanto se viene realizando. Y junto con esto, el respaldo de quienes todavía no tienen conciencia de este complejo problema ambiental, o lo ven como algo demasiado distante en el tiempo.

El país que heredarán nuestros hijos y nietos dependerá en buena medida de este esfuerzo imprescindible de todos, por el futuro y por la vida.

Fuente: http://www.granma.cu/cuba/2018-10-02/un-esfuerzo-por-la-vida-02-10-2018-19-10-44

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s